Susto en Año Nuevo

«A la llama amarilla del fósforo que alumbraba el cuarto, un espectáculo inverosímil y horroroso se presentó ante mí»

«- Nos duelen los pellizcos a los dos -dijo finalmente el médico-; lo cual quiere decir que no soñamos y que los ataúdes, el mío y los de usted, no son fenómenos ópticos, sino que existen realmente.»

Antón Chéjov, «Una noche de espanto»

Que Chéjov es un maestro en crear ambientes, que Chéjov sitúa a los personajes en retorcidos bretes, que Chéjov maneja a su gusto y conveniencia la tensión narrativa, eso queda claro y manifiesto se lea uno el relato que sea del prolífico narrador ruso. Y, en esta historia, además de deleitarnos con sus grandes habilidades narrativas, degustamos un humor negro exquisito que nos mantiene entre espantados y expectantes, con la sonrisa en la cara y el susto por dentro hasta el punto final.

¿Qué haría usted si, después de alguna copilla de más y de haber hecho una sesión de espiritismo, llega a su casa y se encuentra un ataúd en la mitad de su cuarto? En esta situación disparatada e insólita ambientada en Moscú en la Nochevieja de 1883 sitúa Antón Chéjov a los protagonistas del relato «Una noche de espanto», que, venciendo miedos y supersticiones, se afanan por hallar una explicación al asunto.

Ficha

  • Título: Una noche de espanto
  • Autora: Antón Chéjov
  • Relato comentado en la tertulia de diciembre de 2021

Por María Ortiz

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s