Vital, mundano, necesario

En las historias del Decamerón encontramos una oportunidad perfecta para ausentarnos del desconcierto de estos tiempos locos y reírnos. Por encima de todo es y está la risa y la risa descongela y permite conectar después con la riqueza en temas y en recursos literarios de un texto del siglo XIV que sin embargo se conserva lozano y ágil incluso para el lector perezoso e hiperestimulado del siglo XXI.